8 consejos prácticos para calmar los berrinches de los niños de 7 años

A esta edad, las rabietas infantiles suelen ser menos intensas y frecuentes

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Los berrinches son un tema constante de interés en la vida de quienes tenemos hijos. Según los niños van creciendo, la forma de mostrarlos y las razones detrás de ellos van evolucionando. Y, por ello, también nuestra forma de acompañarles debe ser diferente. A continuación nos centramos en cómo calmar los berrinches de los niños de 7 años.

Las rabietas de los niños según van creciendo

Cómo son los niños de 7 años

Lo normal es que según los niños van haciéndose mayores, los berrinches empiecen a ser normalmente menos intensos y frecuentes. Debemos tener en cuenta que los niños de 7 años son ya:

- Más capaces de controlar emociones intensas.

- Han desarrollado ya habilidades de lenguaje que les permiten expresar mejor el enojo, la ira y la frustración.

- Han aprendido a negociar lo que quieren.

Sin embargo, situaciones de frustración, capricho y mal manejo del enojo aún pueden seguirse presentando. Y todas ellas pueden desembocar en una rabieta que los padres debemos aprender a gestionar de acuerdo a la edad de nuestros hijos.

Razones por las que pueden darse los berrinches infantiles

Las rabietas en los niños de 7 años

Estos son algunos factores que pueden desencadenar estas reacciones de forma más intensa en esta etapa:

- Temperamento
Algunos niños tienen un temperamento más fuerte, pueden ser más apasionados o impulsivos y reaccionar de forma más intensa que otros de la misma edad.

- Dificultades para expresarse
Hay niños que aún no logran desarrollar en esta etapa una buena capacidad para expresarse a través del lenguaje, lo cual puede hacer que se sientan incomprendidos o frustrados y reaccionen con una rabieta.

- Problemas escolares o sociales
Algunas dificultades escolares tanto de aprendizaje como sociales, pueden hacerles acumular emociones que no saben cómo expresar, de forma que, ante una situación quizá no tan relevante para nosotros, pueden dar rienda suelta a las emociones guardadas en su interior.

- Ansiedad
Puede ser que determinadas situaciones generen ansiedad o miedo en nuestros hijos que no se atreven o son incapaces de expresar y les hagan reaccionar con un berrinche para evitarla.

- Mal manejo de límites
Puede ser que hayamos sin querer, reforzado en nuestro hijo patrones de reacciones intensas para lograr lo que desea y en este caso a pesar de que ahora cuenta con más recursos, probablemente recurrirá al tipo de comportamiento que le ha dado resultado en el pasado. Por ello, debemos fijar nuestra atención, entre otras cosas, en establecer buenos límites y normas.

Qué hacer para calmar el berrinche de los niños de 7 años

Calmar los berrinches de tus hijos

¿Cómo podemos entonces reaccionar ante un berrinche a esta edad? Estos son 8 consejos prácticos que los padres debemos tener en cuenta.

1. Sé un buen modelo
Sobra decir que si tu hijo ve que reaccionas muy mal ante la frustración será misión imposible pedirle que tenga reacciones más maduras.

2. Tratar de encontrar la razón real
En caso de que nos demos cuenta de que estas reacciones son más frecuentes de lo normal en nuestro hijo, es importante ver más allá y buscar qué puede estar alterándole y ocasionando estas reacciones en él, para atacar la raíz del problema.

3. No ceder ante el motivo del berrinche
Muchas veces por evitar una situación de conflicto, podemos caer en la tentación y ceder; de esta forma no estamos ayudando a nuestro hijo a manejar este tipo de situaciones y solo estamos reforzando este tipo de conductas.

4. Evitar discutir con él en ese momento
A pesar de que tengamos los argumentos más razonables del mundo para dar a nuestro hijo, es imposible que él pueda escuchar y convencerse en ese momento. Debemos dejarle claro que hablaremos del tema hasta que esté calmado y darle el tiempo que necesite para hacerlo; después retomar el tema y hablarlo con tranquilidad.

5. Negociar cuando sea posible
Es verdad que no es bueno ceder a sus deseos nada más porque sí, sin embargo, si nuestro hijo logra controlarse cuando se lo pedimos y el tema es negociable, vale la pena considerarlo. Muchos padres piensan que negociar significa perder el control, sin embargo, nos puede evitar un mal momento y lejos de eso,  podemos aprovechar para modelarle que cuando las cosas se platican, puede haber acuerdos con mejores resultados que un berrinche.

6. Anticipar situaciones
No importa qué edad tenga nuestro hijo, tenemos una idea bastante clara del tipo de situaciones que pueden generar en él un berrinche o una reacción negativa, de forma que tratemos de anticiparnos, de explicarle lo que haremos y el tipo de comportamiento que esperamos de él.

Por ejemplo: Si reacciona muy mal cuando debe dejar los videojuegos para ir a dormir, platica con él y dile que le darás dos llamados a los 10 y a los 5 minutos para que se prepare y cierre el juego.

7. Ser consistentes
Si nos mantenemos firmes y consistentes sobre ciertos temas y rutinas básicas de nuestra familia, es mucho menos probable que nuestro hijo busque romperlas o le generen conflicto.

8. Ayúdale a expresarse
Una vez que esté calmado podemos hacerle preguntas para ayudarlo a entender qué desató su enojo, a expresarse y a gestionar mejor sus emociones: ¿en qué momento empezaste a enojarte?, ¿por qué crees reaccionaste así?, ¿crees que valía la pena?, ¿por qué esta situación te hizo salir de control?, ¿de qué forma podrías manejarlo la próxima vez que te sientas igual?

Fomentar siempre una buena comunicación y mantenerte tranquilo y en control de la situación en todo momento, será siempre esencial para ayudar a tu hijo a superar cualquier situación.

Puedes leer más artículos similares a 8 consejos prácticos para calmar los berrinches de los niños de 7 años, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.