Inolvidables aventuras que debes vivir con tus hijos una vez en la vida

Descubre los beneficios para el desarrollo psicoemocional del niño de compartir momentos en familia

Sandra Llorente

Pasar momentos juntos no tiene precio, pero mucho más si la adrenalina y la acción están a por medio. Muchas veces pensamos que jugar en casa, ir al cine o ir de compras es lo único que podemos hacer con nuestros hijos e hijas, pero en realidad hay muchísimas cosas más. De hecho, lo que siempre recordarán con más cariño serán esos viajes y actividades especiales que se salen de la norma y que hacen que descubran un mundo nuevo. Se trata de las aventuras que debes vivir con tus hijos alguna vez en la vida.

La importancia de compartir momentos en familia

por qué compartir momentos en familia

El hecho de que nuestros hijos e hijas realicen actividades junto a sus padres y madres es crucial para su desarrollo psicoemocional. Es más, cuando esos momentos requieren nuevas estrategias de acción como la confianza y el trabajo en equipo, se añade un plus extra en la relación familiar. Las actividades de aventura son las ideales para confraternizar y desarrollar habilidades sociales mientras el amor y el cariño entre padres e hijos crece. Pero vamos a ver más específicamente todos los beneficios de compartir momentos con nuestros hijos:

- Desarrolla vínculos afectivos
Donde la confianza, el respeto y el amor son la parte más esencial de la relación entre padres e hijos.

- Mejora la convivencia en casa
Sentir una unión familiar lejos del ámbito habitual ayuda a establecer mejores relaciones en el hogar.

- Les aporta seguridad. Cuando decidimos pasar tiempo con ellos, tiempo de calidad donde solo importa nuestra relación mutua, nuestros hijos sienten que somos padres y madres presentes en sus vidas, lo que directamente influye en su autoestima y su seguridad de sentirse amados y queridos.

- Aprenden a confiar
No siempre se tienen que enfrentar a una aventura, por lo que al hacerlo junto a papá y mamá desarrollan la capacidad de confiar en ellos.

- Ayuda a desarrollar habilidades sociales
Es importante que los niños sean capaces de desarrollar habilidades sociales desde el seno familiar. Para ello, las actividades fuera del hogar (también las del interior del mismo) son esenciales.

- Facilita la reconexión padres-hijos
Ambos se relajan, dejan a un lado las preocupaciones del día a día y el estrés y simplemente disfrutan de la buena compañía.

- Estimula la imaginación y la creatividad
Hacer nuevas actividades que requieren nuevas formas de comunicación y acción, ayuda a que nuestros hijos usen su ingenio para enfrentarse a situaciones emocionantes.

- Mejora la confianza en sí mismos
Siempre y cuando hagan las actividades de aventura porque lo desean, no porque se sientan obligados, los niños y niñas desarrollan confianza en sus capacidades personales, debido al reto que siempre supone una actividad de aventura.

[Leer más: Cuentos para fortalecer la autoestima de los niños]

- Fomenta el ejercicio y la relación con la naturaleza
La mayoría de las actividades de aventura suelen ser al aire libre, por lo que enseñamos a nuestros hijos a divertirse de forma saludable y en un entorno natural.

Actividades de aventura que podemos hacer con nuestros hijos

inolvidables aventuras para hacer con los niños

Hay un sinfín de aventuras que podemos vivir con nuestros hijos, siempre que las adaptemos a su edad. Ante todo debemos asegurar la seguridad de nuestros hijos y para hacerlo lo mejor es confiar en actividades programadas con un especialista con la experiencia suficiente para saber cómo actuar en cada situación. Dicho esto, vamos a ver algunas de las actividades de aventura más divertidas para hacer con nuestros hijos.

- Ir de camping. Es una actividad básica que todos deberíamos hacer con nuestros hijos una vez en la vida. Salir al aire libre, dormir en tienda de campaña, contar historias a la luz de las estrellas... ¡Es una experiencia inolvidable!

- Hacer una ruta en bici en el campo. En cuanto aprenda a montar en bici, probad el ciclismo de montaña. Podéis hacerlo en una ruta certificada, de acuerdo al nivel y la edad, incluso podéis rentar las bicis si no tenéis. Lo pasaréis en grande.

- Rafting. Tirarse por los rápidos en lancha es una de las experiencias más inolvidables en la vida. Bien es cierto que es una actividad para niños mayores de 12 años, pero una vez que tus hijos tengan esta edad, merece la pena hacer rafting.

- Paseo en caballo. Dar un paseo en caballo por el campo también es una de las actividades más increíbles que tus pequeños nunca olvidarán. Además, si son muy pequeños pueden ir con mamá o papá en el caballo, lo que les dará mucha más seguridad.

- Descenso de barrancos. Esta actividad es un deporte extremo que los niños pueden hacer a partir de los 12 años. Se trata de descender por ríos con poco caudal caminando, lo que supone una aventura increíble. Además, por supuesto, hay diferentes tipos de niveles, que se adaptan a las edades y experiencias de los participantes.

- Snorkel. En lugares de playa no puede faltar el snorkel. Si es en un arrecife fácil de nadar, mucho mejor. Es importante que los pequeños ya sepan nadar y que vayan protegidos con algún sistema de flotación.

- Deportes de nieve. Esquí, snowboard o tirarse en trineo en la nieve. No importa lo que sea, pero vivir esa experiencia de aventura es algo inolvidable. Si tienes la oportunidad de llevar a tus hijos a la nieve alguna vez, ¡adelante!

- Espeleología. Lleva a tus hijos a visitar alguna cueva misteriosa en la que deban superar algunos de sus miedos (por ejemplo, a la oscuridad o a los espacios cerrados), pero a la vez se sientan asombrados por su belleza natural.

- Senderismo. Las excursiones al aire libre siempre son una experiencia inolvidable que todos los niños pueden vivir a cualquier edad. Disfrutar de la naturaleza siempre es una buena idea para pasar tiempo de calidad con nuestros hijos.

- Escalada. ¿Por qué no? Hay centros de escalada (tanto de interior como al aire libre) que están preparados para trepar de forma segura a cualquier edad. Os pondréis en forma a la vez que juntos desafiaréis vuestra capacidad de superación.

- Paseos de aventura en motor. Pueden ser en buggies o en quads, en zonas de playa o de montaña. Son muy divertidos y los niños se sentirán únicos y especiales manejando uno de estos motores, como hacen los mayores con los automóviles. Los más pequeños, por supuesto, deberán ir acompañados.

- Contacto con animales. Bañarse con delfines o dar de comer a un elefante supone una aventura increíble para cualquier niño o niña y les ayuda a comprender mejor la naturaleza, respetarla y amarla. Es cierto que no todos los padres están de acuerdo con este tipo de actividades. Por eso, lo importante es que se realicen en entornos donde se respeten a los animales. Otra opción es conocer animales en su entorno natural, como lagartijas o saltamontes, pero es importante que haya una persona adulta capacitada para manipularlos sin estresarlos ni hacerles daño.

Puedes leer más artículos similares a Inolvidables aventuras que debes vivir con tus hijos una vez en la vida, en la categoría de Familia en Guiainfantil.com.