La decepción de los padres cuando conocen el sexo del bebé

¿Te has sentido decepcionado(a) cuando conociste el sexo de tu bebé? Qué esperabas, ¿qué fuera un niño o una niña? Las decepciones de los padres cuanto al sexo del bebé que esperan es más normal de lo que se imagina.

Además, saber el sexo del bebé despierta mucha curiosidad no solo en los padres como también en los familiares y amigos. Al final, es tanta presión que se genera alrededor del sexo que tendrá el bebé, que me pregunto: ¿Qué más da?

El sexo del bebé: ¿niño o niña?

El sexo del bebé y la decepción de la pareja

Al cuarto mes de embarazo, la pareja deposita toda su expectativa en la tan esperada prueba de ecografía. Llevan consigo los deseos de los demás y los suyos. El resultado dice que su bebé es del sexo opuesto al que ellos deseaban. ¿Qué hacen? Pues la mayoría finge que todo está bien e incluso llega a celebrarlo. En otras palabras, muchas parejas acaban ‘tragando’ la sorpresa. Eso es lo que afirma la escritora Katherine Asbery en su libro: “Sueños alterados: Cómo vivir con el desencanto por el género”. ¡Es que ella lo vivió en su propia piel!

Para muchos padres, el sexo que tendrá su bebé es una lotería. Katherine deseaba que su segundo bebé fuese una niña, pero acabó teniendo otro niño.

Antes de quedarse embarazada por tercera vez, ella intentó todos los trucos que vio en Internet y más. Pero fue en vano porque cuando supo que daría la luz a otro niño, lloró desconsoladamente. Se sintió culpable. Fue entonces cuando se decidió por escribir un libro con consejos para que los padres sepan llevar y superar esta decepción.

1- Aceptar los sentimientos y emociones. Los padres deben ser sinceros consigo mismos. No deben sentirse avergonzados de su frustración o decepción. Esconder los sentimientos y las emociones es malo. Deben ser naturales frente a la ‘mala’ noticia. El hecho de que una pareja prefiera un bebé de un sexo definido no quiere decir que vaya a ser malos padres si dan a luz un hijo del otro sexo.

2- Mantener una actitud positiva. Una forma de superar su decepción es aferrándose a lo positivo de la situación. Un hijo no es lo que uno quiere y sí como lo es. Se puede aprender con los hijos, con su forma de ser y de pensar, etc. Cada bebé, aunque tenga el mismo sexo que su hermano, saldrá diferente.

3- Dar tiempo al tiempo. La decepción dura muy poco. Cuando nace el bebé y miras tu carita te olvidas de todo y te das cuenta que lo mejor es que él tiene y que tenga salud y que esté listo para recibir todo el amor que tienes para él.

Katherine lloró cuando supo el sexo de su bebé, pero hoy ve a sus tres niños como una bendición. Cada uno es único y aporta algo distinto a la familia. Ella dice: “ es normal que la madre se sienta deprimida pero eso no quiere decir que sea una mala madre. Hay un proceso normal que sucede cuando cambian los sueños de una. Hay que aprender a darle forma a otro sueño”.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com