La ventaja de los niños que nacen con el Año Nuevo

Nada más tomar las uvas, en los primeros minutos del Año Nuevo, el teléfono empezó a sonar. Padres, hermanos, primos y amigos llamaban sin parar para felicitarnos el Año Nuevo y desearnos suerte para los próximos doce meses. Cuando el teléfono nos dio un respiro y volvimos de nuevo a la mesa, mi hijo pequeño me preguntó: ¿puedo llamar a MIguel? Hoy es su cumpleaños.

La diferencia de nacer en diciembre o en enero

Nacer en Año Nuevo

MIguel nació un 1 de enero, una fecha muy señalada que marca un acontecimiento muy especial. Muchas familias han dado la bienvenida al Año Nuevo que empieza con la llegada de un bebé. El nacimiento marca la suerte de una nueva vida en casa y tiene un significado muy especial. Pero nacer en diciembre o en enero, aunque no lo parezca, puede condicionar mucho la vida de un niño en su etapa escolar. 

Así, si el niño o la niña es de diciembre será el más pequeño de los de su mismo curso y si ha nacido en enero, será el más mayor de los de su quinta y eso influirá en su relación con los demás niños, en sus amistades y en el ritmo de aprendizaje. Según un estudio llevado a cabo por el Institute for Fiscal Studies (IFS), de Reino Unido, los alumnos nacidos en enero rinden mucho mejor que los de diciembre a los 7 años de edad. Las diferencias se atenúan a medida que los niños van creciendo, pero siguen siendo significativas con 16 años.

Este estudio también apunta que nacer en diciembre aumenta hasta en un 70 por ciento las probabilidades de necesitar educación especial, respecto a los que cumplen años en enero. Y es que una etapa de más de 6 meses en el desarrollo físico e intelectual de los niños se nota mucho, sobre todo, cuando son pequeños. Muchos docentes, profesores y profesoras de Educación Infantil y Primaria, conocen este problema y conscientes de ello intentan subsanar las dificultades de estos niños prestándoles más atención.

Por este motivo, me pregunto, ¿qué se puede hacer si percibimos que nuestro hijo flaquea en sus estudios por una mera cuestión de inmadurez intelectual? Me temo que el sistema no ofrece más opciones que la repetición de un curso, una posibilidad que la mayoría de los padres descarta de plano a la espera de que el tiempo estreche el desfase.

Marisol Nuevo.