Creativos y muy familiares. Así son los bebés nacidos en año impar

El año de nacimiento de tu hijo determina su personalidad

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

No todas las personas somos iguales. De hecho, cada niño que nace es único y especial. Sin embargo, ¿qué os parecería que os contara que dependiendo de si hemos nacido en año par o impar vamos a compartir una serie de rasgos comunes? Y es que, el calendario sí importa a la hora de nacer. Si tienes previsto dar a luz a en los próximos doce meses, ¡esto te interesa! Así son los bebés nacidos en un año impar. 

7 increíbles rasgos de los bebés nacidos en un año impar

así son los bebés nacidos en un año impar

Dependiendo del año en el que hayamos nacido vamos a desarrollar una predisposición en nuestro carácter que se desarrollará en el camino de nuestra vida. No estamos hablando de supersticiones ni esoterismo, sino de astrología, numerología y filosofía que durante siglos han arrojado datos para extraer conclusiones.

Siempre se ha dicho que el destino está ya escrito y que, aunque nosotros podemos tratar de engañarle, finalmente él siempre acaba por reconducirnos.

Pero ese destino no está escrito con palabras, sino con números. Y los números saben hablar y explicarse. Por ello, si estás pensando en tener un bebé y no quieres dejar nada al azar y deseas saber cómo va a ser tu pequeño si nace en año impar, desde Guiainfantil.com te contamos siete características que pronto podrás descubrir en él o en ella.

1. Niños muy creativos
Poner los pies en la tierra y ser prácticos no es lo suyo. Ellos tienen el don de la imaginación, un talento que todos quisieran tener, pero que solo está reservado para los elegidos.

Si tu hijo es de año impar seguro que transita entre la realidad y la ficción. Por ello, debemos ayudarle a desarrollar todo su talento creativo, pero, ojo, ¡cuidado!, vivirá en la cuerda floja de la inestabilidad emocional y sus cambios en su estado de ánimo puede crearle problemas de autoconfianza.

2. Buscan la paz interior
A los nacidos en año impar les atrae el mundo espiritual. La magia, los ideales y las creencias son lo suyo. Son contemplativos y grandes observadores a los que les gusta entender y dar sentido a las cosas que ocurren a su alrededor. Así, el aura que les acompaña les proporciona equilibrio para encontrar su paz interior.

3. Extremadamente familiares
Estos retoños ayudan a establecer la armonía en el hogar. Su familia será siempre lo primero y en ella será donde desarrolle todo su potencial. Cualquier excusa será siempre buena para hacer una celebración familiar. Por ello, estos pequeñines serán siempre leales y cariñosos.  

4. Extrovertidos y muy alegres
La ciencia de la numerología nos dice que los números impares son solares. Por ellos, los niños nacidos en año impar serán fuente de energía que dará vida a cuantos tenga cerca. Esto les lleva a ser extrovertidos, luminosos y alegres, lo que significa que tu pequeño puede acabar convertido en el rey de la fiesta.

5. Líder nato
A estos pequeñines les gusta influir sobre los demás, ser el centro de atención y obtener el reconocimiento de la sociedad. Por ello, aún sin pretenderlo, acaban guiando al grupo que les rodea buscando siempre la superación y dando lo mejor de sí mismos. Sin embargo, en su búsqueda de la excelencia pueden acabar siendo muy críticos con quienes les acompañan.

6. Muy prácticos
Desde la Antigüedad, la religión, la astrología y la filosofía han tratado al número 1 como masculino, por ser el primero lo han equiparado al hombre. Mientras, el 2 y lo par eran relacionados con lo femenino.

Este mito, leyenda o interpretación hoy, en pleno siglo XXI, aún tiene a sus seguidores. Ser masculino sirve a los pequeños de año impar para encontrar el equilibrio con su parte más creativa, ya que les proporciona rasgos de rigor, rutina, decisión, realismo… aquellos que definen a las personas prácticas.

7. Son niños eléctricos
Se mueven y actúan por impulsos. La reflexión y el pensar antes de actuar no va mucho con ellos. Lo suyo es ser dinámicos y estar en continuo movimiento. Por ello, les encantan los cambios, ser diferentes en cada momento y vivir permanentemente en transformación. ¡Viva la aventura!