7 características buenas y malas de los bebés nacidos en diciembre

¿Es tu hijo uno de esos niños que han nacido cerca de la Navidad?

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

¿Vas a tener o has tenido un bebé por Navidad? Seguro que esas fiestas han sido las más mágicas de toda tu vida. La llegada de un nuevo miembro a la familia es siempre especial, pero cuando se produce durante las fiestas, la alegría se multiplica. Ahora bien, ¿cómo son los bebés nacidos en diciembre? En Guiainfantil.com hacemos un pequeño análisis de lo bueno y lo malo de los niños que han venido al mundo en el último mes del año

Las características de los bebés nacidos en diciembre

Te contamos las características de los bebés nacidos en diciembre

Que cada persona es un mundo y que todos somos diferentes no es solo un dicho, es toda una realidad. Pero, dependiendo de la época en la que nazca nuestro hijo, este podrá ser más nervioso, más sociable, más extrovertido y tener un rango totalmente diferente de emociones y sensibilidades. Incluso, tendrá diversas aptitudes que le hagan más apto para una profesión determinada.

No nos hemos vuelto locos y aunque el asunto parece esotérico, no lo es. Si pensabas que el mes en el que nacen tus hijos solo determina su horóscopo, estás muy equivocado. Cada vez hay más estudios científicos (sobre todo de universidades americanas y de los países nórdicos de Europa) que avalan patrones parecidos que se repiten en las personas que han nacido en el mismo mes.

Y es que, la fecha de nacimiento de nuestro pequeño puede determinar hasta las enfermedades a las que estará más expuesto y predispuesto a padecer. Sin embargo, no hay regla sin excepción. Y no hay que olvidar que también hay matices y rasgos que harán que tu bebé siempre sea único y especial. Sin embargo, estos son algunos rasgos que comparten los niños que han nacido en diciembre. 

1. El frío como aliado
Estudios científicos acreditan que los bebés nacidos en época de frío tienen un mayor desarrollo motor. Por ello, pronto podrás ver a tu hijo gateando y reptando por casa. Los nacidos en diciembre suelen ser los primeros en lanzarse a dar sus primeros pasos.

2. El reto de alcanzar a los mayores
Sin duda, ser el pequeño entre mayores espabila y motiva. Y es que la adaptación al medio es supervivencia. Sus compañeros de la escuela infantil, aunque son nacidos en su mismo año pueden llegar a sacarle 11 meses (toda una vida en esas edades), serán un ejemplo a seguir y un reto a alcanzar. Su búsqueda de seguir avanzando le llevará a superarse a sí mismo y a convertirle en un gran aventurero inquieto.

3. Sabrá escuchar y será respetuoso
Será difícil que sean ofensivos ya que les gusta escuchar y tener en cuenta la opinión de los demás. Suelen ser tan respetuosos que buscan el bien del grupo, lo que a la larga puede convertirles en auténticos líderes.

4. Concentración de regalos
Su cumpleaños se junta con la Navidad. Y son fechas en las que entra el gusanillo fiestero y las ganas de usar la cartera. Además, nacer en una época de buenos deseos les convertirá en generosos y solidarios. Lo negativo de esto, que el resto del año se puede hacer muy largo esperando algún regalo.

5. Irradiará felicidad
Diciembre es un mes festivo y tu bebé nacerá bajo la alegría de festejar. Por ello, suelen ser pequeños con buen humor dispuestos a romper con la monotonía y los primeros en apuntarse a una buena fiesta. No hay que extrañarse, es lo primero que aprenden al nacer: vivir la fiesta y buscar la sorpresa.

6. Rendimiento académico
Como son los chiquitines de la clase, la estadística los sitúa como los niños con más bajo rendimiento académico y con peores resultados a nivel curricular. El fracaso escolar suele amenazar a los nacidos en diciembre porque su nivel de madurez es menor que del resto de sus compañeros. Pero que no salten las alarmas; para eso estamos los padres, para estar pendientes de cómo evoluciona el proceso de aprendizaje del pequeño y ayudarles. Además, esta desventaja se va reduciendo con el paso del tiempo.

7. Hay que cuidarse
Las estadísticas apuntan a que si tu bebé es una niña será más propensa a padecer bronquitis crónica, asma o una trombosis. Pero si se trata de un varón quizás en su vida adulta tenga que hacer frente a una depresión o a un infarto. Los padres estamos avisados, sólo tenemos que estar atentos a las señales y trabajar para que nuestro hijo no se sume a esos datos.

Además, no todo son sombras, también hay luces. Los pequeños de diciembres suelen ser menos propensos a padecer miopía y, por lo tanto, a tener mejor vista. Otra ventaja es que tu pequeño tendrá los huesos más fuertes y posiblemente sea más alto, gracias a que durante la gestación en los meses estivales la mamá habrá podido absorber más vitamina D.