7 maravillosas cualidades de los bebés nacidos en un año par

La numerología y la astrología te dan pistas de cómo son los niños según su fecha de nacimiento

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Cuando soñamos con ser padres empezamos a crear en nuestro imaginario cómo será nuestro bebé. Pensamos en su nombre, lo que va a necesitar, lo que le vamos a poder dar e, incluso, proyectamos sobre él un carácter basado en el ‘ojalá’: ojalá sea alegre, ojalá sea bueno, ojalá sea obediente… Y llega el día en el que nuestro sueño se convierte en realidad. Y la realidad nos hace ser cautos y solo pedir que nuestro hijo sea feliz y esté sano.

Pero, ¿y si intentamos afinar y conocer la predisposición de su carácter para saber qué valores debemos potenciar y cuáles trabajar más en él o ella? La astrología, la numerología y los años de experiencia proponen una serie de maravillosas cualidades de los bebés nacidos en año par. ¿Quieres conocer cuáles?

Cómo son los bebés nacidos en un año par

Estos son las cualidades de los bebés nacidos en un año par

No hay un niño igual a otro. Todos somos diferentes y desde luego, tu hijo será siempre único y especial. Pero la fecha en la que nazca será determinante en su vida porque vivirá un determinado contexto social, económico y político, y pertenecerá a una generación y no a otra, lo que le otorgará unas etiquetas con las que tendrá que aprender a vivir.

No sólo será determinante para conocer el mundo donde tendrá que desenvolverse, sino que su fecha de nacimiento afectará a su salud, a sus emociones y sentimientos. Y todo ello, porque los astros y los números bajo los que nazca le otorgarán unos valores propios. Si tu hijo ha nacido o va a nacer en un año par, toma nota de estas características comunes con los demás niños de su año.

1. Son amantes de la Madre Tierra
Los pequeños que nacen en año par sienten una fuerte conexión con la tierra. Por ello, si aún estáis buscando nombre para vuestro pequeño quizá sea una buena idea que os inspiréis en los que ofrece la naturaleza para completar el círculo y ayudar a su simbiosis.

No solo son amantes, sino que además predican con el ejemplo. Así, en ellos tendremos a auténticos protectores del medio ambiente con una gran preocupación por el planeta que les llevará a pasar a la acción. Y es que, tu pequeño buscará mejorar el mundo en el que vive.

2. Además, son comprometidos y generosos
Estos niños no son nada dados a mirarse el ombligo. Les gusta ayudar y siempre velarán por el bien común más que por el propio. Todo ello, gracias a que no son dados a dejar de lado a quienes menos tienen. La solidaridad y el voluntariado bien podrían acabar en el eslogan de tu hijo.

3. El realismo y pragmatismo es lo suyo
A los bebés de año par no les gusta perder el tiempo ni andarse con rodeos. Será un niño que se centre en realizar acciones concretas o en lograr objetivos claramente útiles y con un esfuerzo más o menos inmediato. Por ello, tendremos que enseñarle a disfrutar también del proceso de sus acciones, no sólo del resultado, ya que puede acabar frustrado.

4. Son niños que evitan los cambios
Les gusta tener la situación controlada. Por ello, los pasos que acaban dando suelen estar muy estudiados. No le temen a la rutina, pues en ella encuentran estabilidad y seguridad. Sin embargo, sus ganas por mejorar el mundo que les rodea les ayuda a apuntarse a cualquier aventura. Eso sí, sin perder de vista los riesgos para minimizarlos.

5. Son niños lunares
Los años pares son considerados por la ciencia de la numerología como años lunares. Y gracias a este astro, nuestros pequeños poseerán una gran memoria e imaginación. La luna alumbra a niños introspectivos que romperán su caparazón para cuidar del prójimo.

6. Lo par es femenino
Ya en el mundo clásico los filósofos y astrólogos asociaron los número pares al mundo femenino, pues tenían que otorgarle al 1 la masculinidad por ser el primero (sí, las raíces del machismo son muy profundas y antiguas). Y estas teorías siguen hoy en día vigentes para los expertos de las pseudociencias. Así, los pequeños que nazcan en años pares, gracias a su influjo femenino serán creadores y tendrán la capacidad de generar vida.

7. Son niños magnéticos
A diferencia de los bebés que llegan al mundo en año impar y que son eléctricos y se rigen por impulsos, los pequeños nacidos en año par se caracterizarán por lo estático, por lo magnético. Lo que más les gusta es aquello que les ancla bien los pies en la tierra.