Guía de emociones de los niños en los primeros días de escuela

Cómo acompañar y ofrecer educación emocional a nuestros hijos en la vuelta al colegio

Yurena Ramos
Yurena Ramos Maestra y psicóloga

En la planificación que conlleva la vuelta al colegio y los primeros días de clase, además de libros, cuadernos y estuches llenos de lápices y gomas de borrar, hay que acordarse del tan importante acompañamiento emocional de los niños. Te ofrecemos varios útiles consejos para que puedas apoyar a tus hijos en esos primeros días de escuela. ¡La guía de emociones de los niños en clase!

Emociones que sienten los niños en los primeros días de escuela

Los primeros días de escuela y las emociones de los niños

Tanto la vuelta al colegio como los primeros días de clase se viven con intensidad ¡las emociones están a flor de piel! La de los padres y también la de los niños: que si todos nos sentimos nerviosos, que si hay muchas cosas que preparar, que si hay veces que el cansancio nos puede. ¿Cómo acompañarles en sus emociones de forma respetuosa?

- Las emociones para los niños de preescolar (de 3 a 6 años)
La etapa de la Educación Infantil (de 3 a 6 años) es tan nueva para los niños que lleva asociada muchas emociones. Los niños de tres años tienen un periodo de adaptación en el aula que no solo se centra en las rutinas, también en las emociones que suelen experimentar y que debe extenderse al hogar: miedo ante la separación de la figura de apego, inseguridad por las cosas nuevas, incertidumbre por no tener bien lograda su autonomía y también ilusión, asombros y muchas ganas de conocer las cosas nuevas que nos esperan.

[Leer +: Cuentos para niños de preescolar]

- Acompañamiento emocional para niños de primaria (de 6 a 12 años)
En cuanto a niños y niñas de más de 6 años que regresan a las aulas de Primaria y que ya están más concienciados acerca de lo que significa el regreso a clases. Las emociones también se notan, pero quizás de manera algo diferente. Es común que sientan miedo por el cambio tan grande que se avecina, sin embargo, los alumnos ya conocen lo que toca en cuanto a rutinas, por ello, hablar de las actividades extraescolares, del tiempo que van a pasar en casa y en el cole o qué asignaturas van a tener puede ser de gran ayuda.

La emoción de la curiosidad en los días previos por saber con qué amigos les va a tocar en clase, qué profesor va a ser su tutor o qué han hecho los amigos durante sus vacaciones es otro punto a favor del que tirar para evitar esa sensación de mariposas revoloteando en el estómago.

Ofrecer educación emocional en el regreso a clases

Emociones de los niños en la vuelta al colegio

Hay que normalizar las emociones: ni negarlas, ni aumentar las expectativas, ni hacer un mundo de ellas. Simplemente se trata de hablar de esas emociones en esos primeros días de escuela de una forma natural, realista, dejando que los niños también cuenten lo que quieran sobre cómo les va, cómo se sienten o qué pensamientos tienen en su mente.

Las emociones de los primeros días de escuela como tal no se pueden controlar, están ahí para ser vividas, disfrutadas y aprendidas. Lo que sí podemos hacer es gestionar correctamente la conducta que viene asociada a dichas emociones de los primeros días de escuela. Ofrece educación emocional a tus hijos y normaliza los sentimientos; no utilices chantajes ni frases como 'si no te portas bien se lo diré a tu profesora', 'a la salida te traeré un regalo como premio', 'qué ganas tengo de que empiece el colegio para perderte de vista'... Todas estas frases tendrán un efecto mucho más negativo del que pensamos en los primeros días de escuela.

Ayuda a tus niños a que expresen sus emociones, a validarlas: 'cuando yo era una niña también me sentía nerviosa, inquieta por saber que el verano se acababa y que iba a tener que volver al colegio, incluso me pasa ahora cuando que sé que tengo que volver al trabajo'

El regreso a clases conlleva un aprendizaje, una enseñanza que va más allá de los libros y que se centra en la inteligencia emocional, en una comunicación fluida en casa en la que hablamos sobre las cosas buenas: ¿tienes ganas de ver a tu amiga? ¡Qué ilusión volver a ver a tu profesor! En los primeros días te vas a enfrentar a retos nuevos que pueden ser apasionantes.

¿Y si mi hijo no quiere ir al colegio? Gestión emocional

Niños que no quieren ir al colegio

Los primeros días de escuela pueden ser intensos para ti pero también para tus hijos, por eso los niños suelen decir muchas veces que no quieren ir al colegio ¡razón no les falta! Y es que, por muy motivador que sea pensar en lo nuevo que está por venir en el colegio, de vacaciones, sin madrugar y con todo el tiempo del mundo para jugar se está mejor.

[Leer +: Cuando un niño no está feliz en el colegio]

Puede suceder también que el alumno se muestre reticente a ir a la escuela pasados unos meses de curso. Es posible que diga que no le apetece ir a clase y, no, no es que le pase nada. Es de lo más normal que durante toda la etapa escolar (ya sea los lunes o en un determinado mes), niños y niñas digan aquello de '¡qué rollo! Otra vez a clase'. Por eso debemos ponernos en el lugar de nuestros hijos haciendo un ejercicio de empatía, pensar que nosotros mismos decimos a veces que se está mejor de fin de semana que madrugando de lunes a viernes.

En el regreso a clases, además de validar sus emociones, entenderles, ser comprensivos, debemos hablar con ellos para que nos expliquen por qué motivo no quieren ir y, por supuesto, poner sobre la mesa las cosas buenas que tiene ir a la escuela y que más le puedan gustar a corto plazo: ver a los amigos, la buena nota que vamos a recibir por ese trabajo tan bien hecho, lo mucho que juegan a la hora del recreo... Será una gran motivación que haga frente a la desgana y la pereza propia de la vida académica.

Puedes leer más artículos similares a Guía de emociones de los niños en los primeros días de escuela, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: