Beneficios de las legumbres para los niños

Qué ventajas tiene para los niños consumir legumbres

Carlota ReviriegoNutricionista

Las legumbres son alimentos característicos de la dieta mediterránea, consumiéndose sobre todo en guisos tradicionales calientes. En la actualidad, influenciados otras culturas gastronómicas,  es común también consumirlos en forma de ensaladas o incluso para picar, como el hummus, lo cual hace de las legumbres un plato fácil de consumir a lo largo del año.

Las legumbres aportan muchísimo beneficios a los niños. Los repasamos. 

Beneficios de las legumbres para los niños

Niños comen legumbres

Dentro de lo que denominamos leguminosas se pueden incluir las alubias, lentejas y garbanzos, además de la soja (legumbres secas), las judías verdes y los guisantes. Las judías verdes y los guisantes, al ser frescas, tienen algunas propiedades diferentes que el resto, siendo más ricos en vitaminas que el resto de las leguminosas y pareciéndose más, nutricionalmente, a las verduras en general. 

1. Aportan muchas proteínas: Las legumbres secas son una importante fuente de proteína, cuyo aminoácido deficitario es la metionina. Sin embargo, se pueden considerar de alto valor biológico si se combinan con cereales, ya que los cereales aportan este aminoácido. Cereales y legumbres se complementan haciendo de su aporte proteico el de mejor calidad que se puede conseguir en alimentos de origen vegetal. Estas combinaciones se pueden encontrar en platos tradicionales de la dieta mediterránea, como las lentejas estofadas con arroz o el cocido madrileño (garbanzos) con sopa de fideos (trigo). El hummus suele consumirse con palitos de pan, por lo que también responde a este tipo de combinaciones. 

La soja, a diferencia de otras legumbres secas, tiene una proteína más equilibrada, por lo que es de mejor calidad incluso sin combinarla con otros alimentos. 

2. Son bajos en grasas: Por otra parte, las legumbres son alimentos bajos en grasa y ricos en minerales y vitaminas del grupo B.

3. Aportan mucho hierro: Son, en concreto, una fuente de hierro.

4. Aportan fibra y carbohidratos complejos: Adicionalmente, las legumbres son ricas en fibra y carbohidratos complejos. Mientras que esto es beneficioso para la dieta infantil, que suele ser baja en fibra, estos carbohidratos no digeribles (fibra), son conocidos por generar flatulencias en el intestino. Los carbohidratos complejos se hidrolizan en el tracto gastrointestinal y su energía se libera de manera más lenta que la de los carbohidratos simples, por lo que proporciona al organismo una sensación de saciedad que perdura tras la ingesta. De este modo, la glucosa se absorbe lentamente y la insulina se libera de manera controlada, proporcionando energía durante un tiempo prolongado, algo de gran utilidad para soportar el patrón de actividad de los más pequeños, que requiere energía constante.

Por qué debemos ofrecer legumbres a los niños

Algunas legumbres tienen también toxinas, como la lectina, que pueden afectar algunas funciones celulares como la síntesis de proteínas. Sin embargo estas toxinas se destruyen con el correcto cocinado de la legumbre, por lo que no presentan problemas para la salud.

Las legumbres secas son, por tanto, uno de los alimentos más completos que podemos encontrar, aconsejándose incorporarlos a la dieta desde la infancia. Es más, su ingesta cuenta como una de las 5 porciones de fruta y verdura que se recomiendan consumir a diario, por lo que deberían consumirse una media de 2 o 3 veces en semana.