De la prueba de la rana al test de embarazo

¡Qué fácil es saber si estás embarazada! Sólo con ir a la farmacia y comprar un sencillo test de embarazo es posible conocer en casa y en tan sólo unos minutos, si estás esperando un bebé. Pero es importante hacerse bien la prueba para no dudar del resultado y evitar dudas sobre si lo habrás hecho bien, porque puede generar angustia y nerviosismo.

Para que el test de embarazo funcione de forma fiable es fundamental escoger bien el día en que nos hacemos la prueba, ya que la hormona del embarazo se detecta en la orina quince días después de la concepción y no antes. Si realizamos la prueba antes de la fecha, o sea, antes de tener un retraso de al menos un día es probable que el test nos ofrezca un resultado poco fiable, es decir, un falso negativo.

El mejor momento para hacer el test de embarazo

Test de embarazo

Los falsos negativos se producen cuando el test se realiza antes de tiempo. Los test de embarazo, que se venden la farmacia, detectan la presencia del a hormona hCG en la orina, que sólo está presente en las mujeres que están embarazadas. El test, que se presenta en forma de stick o de varilla, contiene anticuerpos que reaccionan en presencia de la hormona del embarazo.

El nivel de hCG alcanza un punto alto entre las semanas 7 y 12 del embarazo. Por este motivo, si el resultado ha sido negativo, pero la menstruación no aparece, seguramente no es definitivamente negativo y lo más recomendable es volver a repetir el test a los cinco o seis días. En cambio, si es positivo, seguro que estás embarazada, salvo si se trata de embriones ectópicos, que son los que se producen fuera del útero, o de embarazos anembrionados (sin embrión) que elevan los niveles de la hormona del embarazo, pero no son embarazos reales.

La mayoría de los test de embarazo son fiables desde el primer día de retraso de la regla. Por tanto, si te realizas el test unos días después de la primera falta de la menstruación y usas la primera orina de la mañana podrás estar más segura de la fiabilidad del resultado. Y es que la primera orina de la mañana, la que aparece después de despertarse, es la más concentrada y el test tiene más posibilidades de ser positivo en caso de que el embarazo sea reciente. Por este mismo motivo, es conveniente que tampoco bebas mucha agua antes de realizarte el test, ya que una ingesta abundante de líquido puede diluir la hormona en la orina.

La gran ventaja, lo que a mi más me gusta, es que todos los test obedecen al mismo principio. Basta colocar el test en un frasco de orina y al cabo de los tres minutos, podemos saber el resultado. Lejos ha quedado la prueba de la rana, que se realizaba a mediados del siglo pasado, cuyos resultados no se obtenían hasta 24 horas después de haber inyectado a la rana la orina de la mujer. Esas 24 horas era el tiempo que tardaba en desovar. Si lo hacía, no había duda, la mujer estaba embarazada.

Marisol Nuevo.