Cómo saber si estoy embarazada - Mejores pruebas de embarazo caseras

Si sospechas que te has podido quedar embarazada, acude a tu médico cuanto antes para confirmarlo o desmentirlo

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Si los test de embarazo caseros que ya usaban nuestras abuelas han perdurado hasta hoy ¡por algo será! No como fuente fiable como pueda ser un análisis de sangre o de orina, pero si como forma de anticipar o incluso predecir la respuesta que nos dará el especialista en unas semanas. Seguros para la madre y el bebé, sencillos y fáciles de hacer pueden convertirse incluso en el pasatiempo más emocionante de todos ¿por qué no probar? Cómo saber si estás embarazada con las mejores pruebas de embarazo caseras.

Las mejores pruebas embarazo caseras para saber si vas a ser mamá

saber si estoy embarazada

Si le dices a tu abuela que si conoce el test de embarazo del ombligo, el del hilo y la aguja o la prueba de la sal ¡en su cara se dibujará una sonrisa! Y es que, antes de que llegaran las pruebas fiables que conocemos hoy en día, las mujeres se las ingeniaban para saber si en unos meses iban a tener a un bebé entre sus brazos. ¿Te animas a probar con algunas de estas pruebas de embarazo caseras para saber si estás en estado?

1. Sencillo test casero de embarazo diente de león

Sí, como oyes, se llama la prueba de embarazo diente de león porque para realizarla tendrás que coger una de estas plantas. Con la primera orina de la mañana, pon unas hojas de diente de león lo más frescas posibles y empápalas con la orina. Asegúrate de que los recipientes que uses estén lo más estériles y limpios posibles. Espera 10 minutos y observa lo que pasa: si las hojas siguen de color verde es que no estás embarazada. Si sale como una especie de ampolla roja, todo apunta a que ¡vas a ser mamá!

2. El popular test del ombligo para salir de dudas

¿Lo conoces? Tienes que tocar tu ombligo con el dedo de manera suave, pero haciendo un poco de presión hacia abajo. Si notas que se mueve, como que salta, es una señal de que tu bebé está en camino. De lo contrario, si no hay cambios, es una falsa alarma ¡no estás embarazada! Este test de embarazo casero se usaba mucho en décadas pasadas porque se creía que, como el ombligo cambia durante el embarazo, era una señal clara que aparecería desde la primera semana.

3. Conoce la prueba de embarazo casera con trigo y cebada

De este test de embarazo casero dicen que tiene un 70 por ciento de fiabilidad ¡lo comprobó un grupo de investigadores allá por el año 1963! No está mal ¿verdad? Si quieres probarlo en casa tienes que hacer lo mismo que las mujeres egipcias: envolver unos granos de cebada en un pañuelo y unos granos de trigo en otro. Por la mañana moja ambos pañuelos con la primera orina y si compruebas que las semillas germinan es que estás encinta. De lo contrario, si no pasa nada, es que no estás embarazada.

¿Y sabes qué? En Egipto se creía que los granos de trigo germinaban antes lo que suponía un indicio claro de que sería una niña. Si eran los granos de cebada los que germinaban en primer lugar es que se trataba de un varón. 

[Leer más: 18 métodos caseros para saber el sexo del bebé]

4. Prueba de la sal para saber si estás esperando un bebé

prueba de embarazo casera de la sal

Aunque no sea fiable del todo (ninguna prueba casera lo es al 100 por cien), si ya estás de varias semanas es posible que la prueba de embarazo de la sal te diga que sí, que es cierto que ¡vas a tener un bebé! Verás qué sencilla es de hacer: recoge un poco de la primera orina de la mañana y ponla en un vaso limpio. Introduce en el vaso una cucharadita de sal gruesa, remueve bien durante 30 segundos y espera unos minutos más para ver cuál es la reacción química.

Si no hay tal reacción es que no estás en estado. Si la reacción es una capa blanquecina que se queda en la superficie de la orina que incluso se puede mover con un palito, entonces es que el test ha dado positivo. Este efecto se produce al entrar en contacto la sal con la gonadotropina coriónica humana (hCG), la hormona del embarazo presente sobre todo en la primera orina de la mañana.

5. Test de embarazo de la cebolla. ¡El más antiguo de todo!

Te la contamos porque es una prueba de embarazo casera más, pero no las tengas todas contigo de que vas a querer hacerla. Todo apunta a que fue Hipócrates el inventor de este test que consiste en introducir una cebolla en la vagina de la mujer ¡durante toda una noche! Si al sacar la cebolla al día siguiente la mujer tenía aliento a cebolla es que no estaba embarazada. Pero si de su aliento no salía el olor de la hortaliza, todo indicaba que sí estaba encinta. La idea, según nos han contado, se basaba en la creencia de que el útero de la mujer, cuando está en estado, se cierra y no permite que el olor llegue hasta la boca. Lo dicho, que no son obligatorios probar todos los test y esta es la que menos te recomendamos.

6. Test de la orina caliente o test del hervor

Al test casero de la orina caliente también se le llama test del hervor. Si este es el que vas a llevar a cabo, tendrás que poner en un tarro, sin llegar a llenarlo, la primera orina de la mañana. Ciérralo con la tapa que le corresponde y ponlo a hervir en una olla como si fuera al baño maría. El test será positivo si cuando la orina empiece a hervir sobre ella aparece una capa blanquecina ya que la hCG, la hormona del embarazo, reacciona con el calor. Será negativo si no pasa nada de nada.

Estas son las pruebas de embarazo que puedes hacer en casa

test caseros de embarazo para niños

Los test y las pruebas de embarazo caseras no son del todo fiables, lo que cuenta y te puede sacar de dudas son los análisis que manda el doctor. No obstante, si no puedes esperar más, estas pruebas sencillas y seguras que puedes hacer en casa con materiales que probablemente tengas te pueden dar una pista ¡no serás la primera ni la última que los haga!

7. Test casero de embarazo del hilo y la aguja

Para este otro test de embarazo casero necesitas un hilo y una aguja. Primero de todo enhebra unos 30 centímetros de hilo más o menos y termina por hacer un nudo en uno de los extremos. Ahora sujeta el otro extremo y permite que la aguja caiga hasta que llegue a topar con el nudo. ¿Cómo se procede ahora

Recuéstate en la cama boca arriba de manera que estés cómoda (no hace falta que estés tumbada por completo, puedes usar unos cojines para recostarte un poco) y con la aguja sobre tu vientre, sin que llegue a tocarte por supuesto, deja que la cuelgue en suspensión. Si la aguja se mueve sola sin que tu mano la mueva con el movimiento es que estás esperando un bebé. En el caso de que se quede quieta, ¡no ha habido suerte! ¡para otra vez será!

8. Las ventajas de hacerte la prueba de embarazo casera del cloro

Como en el resto de los test en los que es necesario usar la orina, en este también se ha de recoger la primera de la mañana puesto que es la que mayor concentración de hormonas tiene. Vierte un poco de tu orina en un vaso de plástico y sobre ella añade un poco de cloro. Una de las ventajas de este test es lo rápido que se obtiene el resultado: si la orina permanece prácticamente igual es que es negativo; en el caso de que se forme espuma y el líquido suba ¡entonces es que es positivo. ¿Era el resultado que esperabas?

9. Test casero de gestación con pasta de dientes. ¡De las más fáciles!

prueba de embarazo de la pasta de dientes

Con un poco de la primera orina de la mañana en un recipiente y un poco de pasta de dientes sobre esta podrás saber si en tu vientre ha comenzado a crecer una nueva vida. Tendrás que remover con un palito y esperar unos minutos a que reaccione, pero enseguida sabrás si la orina cambia de color o hace espuma (¡estás embarazada!) o si permanece igual (el resultado es negativo).

10. Test del azúcar para saber si estás embarazada

¿Te suena este test? Era de los más usados hace años, de hecho, más de una madre ha confesado probarlo con la intención de saciar su curiosidad. Con la primera orina de la mañana llena medio vaso de cristal o plástico que luego vayas a desechar (procura que esté limpio y no tocar los bordes para no contaminar la muestra). A continuación, pone en el vaso una o dos cucharaditas de azúcar, remueve con una cuchara y deja reposar unos instantes hasta ver qué acontece.

Si el azúcar forma grumos o bien se queda en el fondo del vaso ¡estás embarazada! La reacción se produce por el contacto de la hormona hCG con el azúcar. ¿No ha pasado nada? ¿El azúcar se disuelve como si fuera el café de la mañana? Eso significa que no hay componentes en la orina que coincidan con los propios de la gestación.

11. Test del dedo para comprobar si estás esperando un bebé

El test de embarazo del dedo para saber si estás esperando un bebé es similar a la prueba del ombligo que hemos comentado antes. Toca de manera suave tu ombligo con un dedo y escucha. Si notas que pasa algo es una clara señal de que la gestación ha comenzado, de lo contrario no estarás embarazada.

En el caso de que la prueba casera dé positivo o negativo, pero tus sospechas te digan lo contrario, acude con tu médico cuanto antes para confirmarlo o desmentirlo. Ya sabes que los análisis de orina y de sangre son necesarios para salir de dudas, pero sobre todo para asegurarse de que todo va bien.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si estoy embarazada - Mejores pruebas de embarazo caseras, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: