Mágicos cambios en la semana 7 del bebé en la tripa de mamá

Tu pequeño es del tamaño de un garbanzo

Carla Estrada

Cuando la mujer llega a la semana 7 de embarazo (casi dos meses), ya empieza a asimilar lo que sucederán cuando pasen unos cuántos meses: tendrá a su bebé en sus brazos. Y, mientras ese momento llega, la alegría se mezcla con los dudas de cómo estará el bebé. Durante la semana 7 del bebé en la tripa de mamá ocurren cosas mágicas en el desarrollo del pequeño. ¿Quieres conocerlas? ¡Te sorprenderás! 

Cambios el bebé en la semana 7 en la tripa de mamá 

el bebé en la semana 7 en el útero

El tamaño es, más o menos, como de un garbanzo, de 1 a 2 centrímetros de largo y 1 a 2 gramos aproximadamente. Los bebés se desarrollan después de nacer de una manera muy individual, o sea, cada bebé es diferente, es único, y dentro del útero sucede lo mismo: cada embrión o feto tiene su propio crecimiento y desarrollo, aunque claro siempre se habla en base a unos estándares.

Esta semana es muy importante porque se produce la organogénesis, o sea, la formación de los órganos a partir de sus propias capas (ectodermo, mesodermo y endodermo).

Ya se comienzan a detallar algunas partes del rostro: en los ojos se nota cierto color y, sobre ellos, ya comienzan a aparecer los párpados; y su nariz ya se hace prominente, con dos minúsculos orificios y comienza el desarrollo de los oídos. Por otro lado, se pueden apreciar los esbozos de los brazos, la placa de la mano y sus extremidades inferiores en forma de pala.

Dentro de su cerebro se están desarrollando los dos hemisferios. Se aprecian algunos nervios craneales y pareciera que tuviera una colita, pero en realidad, eso será la parte final de la columna vertebral. La piel es muy fina, transparente, parecida a un pergamino, lo que permite ver las venas bastante evidentes.

Su corazón y los pulmones se siguen desarrollando y su latido cardíaco se hace más fuerte y más regular. Se formarán algunas vértebras y huesos. El sistema digestivo embrionario comienza a formarse con un hueco que va a corresponder a la boca y a la parte inferior del intestino. Este crecimiento del feto sigue, según nos explica el profesor Juan V. Ramírez, de la Universidad de Valencia, 'una curva sigmoidea o exponencial, siendo lento hasta las semanas 15-16, acelerado hasta la 38 y nuevamente enlentecido hasta la 42'. 

En esta semana también se forma el hígado, que producirá glóbulos rojos, hasta que la médula ósea este formada y cumpla ella con esta función; el páncreas, que producirá hormona insulina en un futuro; y el apéndice intestinal. Además, la sangre ya comienza en esta semana a circular por los vasos mayores.

En esta semana 7 también sucede que las paredes del útero se reblandecen para permitirle al embrión que se implante con fuerza y así evitar el riesgo de abortos espontáneos. Y otro hecho importante, es la formación del tapón mucoso, que permitirá que el cérvix o cuello uterino se mantenga cerrado durante todo el embarazo hasta el momento de la expulsión del mismo y nacimiento del bebé.

A pesar de ser como una bolita, que se mueve mucho, aún sus movimientos son imperceptibles por parte de la madre, pero en unas semanas cuando sea de mayor tamaño y roce las paredes del útero, comenzarás a sentirlo. ¡Un momento de gran felicidad! 

Los cambios que la madre experimenta en la semana 7 de embarazo

embarazo siete semanas del bebé en la tripa

Tras la confirmación del embarazo, posterior a pruebas de laboratorio y la visita al ginecólogo, lo más probable es que tengas una mezcla de sentimientos. Para unas de emoción y alegría, para otras de sorpresa, preocupación e incluso de tristeza, eso dependerá de que tanto lo buscabas o lo deseabas, y todo esto hará que tus estados de ánimos sean muy vulnerables.

Cada vez sentirás más cambios físicos en tu cuerpo, que ya se van haciendo más visibles y notorios, como el aumento de la turgencia de los senos (aunque algunas mujeres no lo experimentan. Recuerda que cada mujer es diferente), el aumento de la parte baja del abdomen, la fatiga, el cansancio y las ganas de dormir más tiempo.

También para algunas mujeres, los malestares digestivos aumentarán o se presentarán de vez en cuando, como náuseas, vómitos o acidez gástrica, al igual que los mareos o hipotensión (baja tensión arterial). Para sobrellevar todo ello, te voy a pasar a enumerar algunas recomendaciones: 

- Buena y equilibrada alimentación, ingerir suficiente agua, mantenerte tranquila y sin estrés, evitar el consumo de cigarrillo, alcohol y drogas y, si no hay nada que lo contraindique, caminar, hacer yoga o realizar ejercicios bajo impacto. 

- Pero también en esta semana te deseo advertir que los riesgos de malformaciones congénitas (de la semana 4 a la 8 es un periodo crítico para la embarazada), por lo que a la hora de ingerir medicamentos o exponerte a sustancias que puedan significar riesgo de malformaciones u abortos (té o infusiones de hierbas), es mejor que consultarte son tu ginecólogo.

Puedes leer más artículos similares a Mágicos cambios en la semana 7 del bebé en la tripa de mamá, en la categoría de Etapas del embarazo en Guiainfantil.com.