7 botellas sensoriales caseras para bebés con cosas que tienes por casa

Una actividad perfecta para estimular a los bebés y niños de 0 a 6 años

Guiomar Toledano
Guiomar Toledano Maestra de Educación Infantil

Casi todo el mundo conoce o ha oído hablar sobre las botellas sensoriales para bebés y niños, pero muy pocas personas conocen todos sus beneficios en edad infantil, especialmente en primer y segundo ciclo de dicha etapa (0-6 años). En Guiainfantil.com te proponemos preparar esta divertida actividad, con materiales que tienes por casa o que son muy fáciles de conseguir, con la que lograrás estimular los sentidos de tus hijos.

Se trata e una actividad económica y fácil de realizar, con la que los niños y niñas se lo pasarán en grande. Además, os muestro una serie de beneficios que se obtienen al manipular este juego didáctico tan novedoso. ¡Vamos allá!

Cómo preparar estas botellas sensoriales para bebés y niños

Materiales:

  • Botellas transparentes con tapón de plástico
  • Mariquitas pequeñas de madera
  • Macarrones
  • Flores de plástico
  • Gomas elásticas
  • Hormigas de goma
  • Peces de fieltro
  • Botones de distintos tamaños
  • Abalorios
  • Pompones de colores
  • Figuras geométricas
  • Bolas de hidrogel
  • Arroz
  • O cualquier otro material que tengáis por casa

Empezaremos por el principio, ¿qué son las botellas sensoriales?, como bien indica su nombre, son botes, tarros o botellas que contienen diferentes materiales, de manera que al manipularlas generan distintas sensaciones en los niños y niñas, desarrollando y potenciando sus capacidades sensoriales.

Se pueden realizar de diferentes maneras según qué capacidad sensorial queramos potenciar o con qué finalidad pedagógica las queramos emplear. Las hay enfocadas a la capacidad visual, como por ejemplo aquellas realizadas para relajar o atraer la atención de los pequeños, o que potencien las capacidades visuales y auditivas como es el caso de las botellas que os presento a continuación.

Para elaborar esta actividad de las botellas sensoriales podéis utilizar múltiples materiales, aquellos que tengáis por casa o se os ocurra. Podéis utilizar tantos materiales diferentes y realizar tantas combinaciones como imaginación tengáis. Yo os propongo utilizar todos los que veis en esta imagen.

Materiales para hacer estas botellas sensoriales

Una vez que tengáis listos y seleccionados los materiales que vais a usar, tenéis que seguir estos 4 sencillos pasos.

1. Cogemos las botellas que vayamos a emplear, a ser posible de plástico para que pese menos y no tengamos miedo a que puedan romperse y con un tamaño que no supere los 200ml para que puedan agarrarlas bien.

2. Recopilamos los materiales que queremos utilizar, intentando buscar entre ellos algún tipo de relación o finalidad pedagógica. En nuestro caso, como te hemos comentado hemos cogido pompones, gomas elásticas, macarrones, mariquitas de madera...

Materiales que tienes en casa para hacer botellas sensoriales

3. Vamos rellenando cada botella con el material escogido.

4. ¡Lista! Ya podemos observar, escuchar, agitar, buscar y jugar con nuestra botella sensorial. Dáselas a tu bebé y no tardará en empezar a disfrutar y aprender con ellas.

¡ATENCIÓN! Como todas las actividades que desarrollamos, esta también debe estar vigilada y supervisada por un adulto. Para dar un extra de seguridad a nuestra botella podemos pegar con la ayuda de una pistola de silicona la tapa a la rosca de abertura, para así evitar que los niños o niñas puedan abrirla y llevarse algunos de los elementos a la boca.

Estimular los sentidos de los bebés con las botellas sensoriales

Todos lo bueno de las botellas sensoriales para tus hijos

Las botellas sensoriales tienen múltiples beneficios para los niños. Sin embargo, me gustaría destacar las que considero más significativas para la etapa de Educación Infantil (0-6 años):

- Son un fantástico recurso con el que desarrollar y potenciar la fuerza de los músculos del brazo y de la mano. De esta forma, conseguimos mejorar la coordinación óculo-manual y la psicomotricidad fina.

- Desarrollan y potencian sus capacidades sensoriales, en especial, las auditivas y visuales. Son una actividad de estimulación genial para los niños.

- Son ideales para desarrollar la atención y concentración. Cuando el niño o niña pone en movimiento la botella, este entra en un estado de concentración máxima, donde pone toda su atención en el movimiento de los materiales o en buscar algún objeto por ejemplo, según la finalidad educativa de la botella que le hemos dado.

Las botellas sensoriales más divertidas para los niños

- Las botellas sensoriales también son un fantástico recurso para generar curiosidad, interés y deseo de explorar lo desconocido, ya que observan cada detalle de la botella; su movimiento, desean saber de qué está formada o cómo los objetos han entrado dentro de ella, cómo se mueven, etc.

- Además las botellas sensoriales también son un excelente mecanismo de relajación. Hay botellas más específicas para este fin, realizadas con agua, aceite, purpurina etc. que dan ese aspecto hipnótico y tan relajante para los niños y niñas, son botellas únicamente visuales.

Como podéis ver son numerosos los beneficios que obtienen los niños y niñas con su práctica, y al final es una actividad muy fácil de realizar con objetos de la vida cotidiana.

Os animo a que las hagáis en casa con ellos y comprobareis que vuestros hijos e hijas son maravillosos y os sorprenderán con su gran imaginación.