Qué son las sinequias vulvares en niñas y cómo se tratan

3 sencillas medidas para prevenir las sinequias vulvares

Sabina Criado

Sinequias vulvares, ¿qué nombre más raro verdad? ¿Has escuchado alguna vez en qué consiste? Seguramente si tienes una bebé niña que no ha llegado a cumplir los 24 meses, por desgracia te haya tocado informarte sobre esta situación adquirida en algunas pequeñas, pero que, en ningún caso, se trata de una malformación congénita. A continuación vamos a ver de qué se trata, por qué se produce, y cuál es el tratamiento. 

Qué son las sinequias vulvares o de los labios menores 

sinequias vulvares o labios menores

Las sinequias vulvares se producen en las niñas, generalmente menores de dos años, cuando se unen los bordes de los labios menores de su vulva, produciendo una cicatriz que hace que se cierre el introito, parcialmente en la mayoría de los casos.

El diagnóstico se suele realizar con la inspección vulvar en la consulta de pediatría, de manera causal, ya que como veremos más adelante, la mayoría de las niñas no presenta síntoma alguno. ¿Por qué se produce? A día de hoy no se sabe a ciencia cierta cuál es la causa, no obstante, esta unión de los labios menores se ha asociado a bajos niveles de estrógenos (característico de esta etapa), a procesos inflamatorios como la famosa dermatitis del pañal, y por la falta de higiene en la zona.

3 sencillas medidas para prevenir las sinequias vulvares 

Sabiendo esto, ¿qué está en nuestras manos para prevenir que aparezca? ¿qué podemos hacer para evitarlas?

- Realizar una correcta higiene en la vulva de nuestro bebé. Debemos evitar toallitas de usar y tirar, ya que su uso continuado puede producir irritaciones en la zona. Las sustituiremos por esponjas suaves, agua tibia y jabón.

- También cambiaremos a nuestro bebé de inmediato cuando se haya hecho pipí o caca, para que así esté seco siempre. ¡Muy importante no demorarse en esta práctica! 

- Además se recomienda limpiar desde la vulva hacia el culete, para evitar arrastrar las heces hasta la vulva y no ensuciarla con las heces de nuestro bebé.

Con estas sencillas recomendaciones garantizamos que la vulva esté bien limpia siempre, disminuyendo así el riesgo de sinequias.

Diagnóstico y tratamiento de las sinequias vulvares

diagnóstico sinequias vulvares

Una pregunta muy común que suele venir a la cabeza de los padres es… ¿y cómo puede hacer mi hija pipí? Y es que, la gran mayoría de las sinequias vulvares son parciales, es decir, los labios menores no están completamente fusionados, y presentan un orificio por donde la orina puede salir.

Aunque las sinequias vulvares provoquen importante ansiedad en los padres, y de inmediato quieran poner tratamiento, es importante destacar que en la gran mayoría de los casos no se trata porque, normalmente, no producen ningún tipo de sintomatología, y la niña ni siquiera se da cuenta de que lo tiene.

No obstante si nuestro bebé empezara con infecciones de orina frecuentes, dolor en la zona vulvar o fiebre, sí que sería necesario valorar tratamiento médico, por supuesto siempre de la mano de su pediatra.

A medida que nuestro cómo se desarrolla el bebé va creciendo, las sinequias vulvares se irán resolviendo espontáneamente: cuando empiece a caminar, a montar en el triciclo o bicicleta, en definitiva, cuando comience a ser más independiente.

No obstante, a veces las sinequias pueden permanecer en el tiempo, resolviéndose naturalmente en la etapa prepuberal o puberal cuando aumenta el número de estrógenos, característico de esta etapa. Si nos vamos acercando a la adolescencia y los labios menores no se han separado, sí que habría que poner tratamiento, bien con corticoides locales en forma de crema, o bien con cirugía.

Como decíamos anteriormente, estos últimos casos son excepcionales, así que ¡tranquilidad! Si tu hija presenta una sinequia vulvar, cuando menos te des cuenta se habrá resuelto espontáneamente.