Por un trozo de queso. Cuento para enseñar a los niños a pedir perdón

Un cuento corto con actividades para educar en el valor del perdón a tus hijos

Marisa Alonso Santamaría

Igual que les ocurre a muchos adultos, hay niños a los que les cuesta perdonar y pedir disculpas. Decir lo siento cuando nos hemos equivocado o hemos hecho algo mal no siempre es fácil. Este cuento corto enseña a los niños a pedir perdón, como el ratón protagonista de esta historia de Marisa Alonso. Acompañamos este cuento infantil con algunas actividades educativas y de comprensión lectora para que los niños reflexionen y aprendan.

Cuento corto para enseñar a pedir perdón a los niños

Cuento para enseñar a los niños a pedir perdón

Ese día en la ratonera estaban revolucionados. Mamá rata había llevado para comer un gran trozo de queso, del que más les gustaba, y todos estaban esperando impacientes a que papá ratón lo repartiera.

Tocaron a una suculenta ración, y cada uno se fue a su rincón para dar buena cuenta de su apetitoso manjar.

Topito tomó solo un pedazo para cenar y prefirió dejar el resto para comer el día siguiente. Tapón se comió todo en una sentada y se quedó dormido enseguida. Molón se comió la mitad y decidió dejar la otra mitad para otro momento en que tuviera apetito.

Ocurrió que durante la noche Tapón se despertó, y a pesar de haber cenado muy bien sintió hambre. A oscuras se acercó sigilosamente a la cama de su hermano Topito. Enseguida vio el trozo de queso y, sin pensarlo dos veces, se lo llevó a su rincón y se lo comió. Luego se volvió a quedar plácidamente dormido.

Habían pasado tres horas y Tapón se volvió a despertar. Se acarició la barriga. Inexplicablemente volvía a tener hambre. Sin hacer ruido, a oscuras todavía, se acercó a la cama de su hermano Molón. Cuando vio el trozo de queso tampoco se lo pensó dos veces, se lo llevó a su rincón y se lo comió en menos que canta un gallo. Se acostó de nuevo y se durmió sin ningún cargo de conciencia.

A la mañana siguiente Tapón se despertó con los gritos de sus hermanos.

- ¡Alguien se ha llevado mi queso! - dijo Topito muy enfadado mirando de reojo a sus hermanos.

- ¡Me han robado mi trozo de queso! - dijo Molón airado.

- ¿Habéis oído ruidos esta noche? - preguntó papá ratón.

- Yo escuché algo pero me dormí enseguida - dijo Tapón para que pensaran que había entrado alguien durante la noche y no sospecharan de él.

[Leer +: Cuento para niños sobre las mentiras]

Un cuento corto sobre el perdón para tus hijos

Entonces, Topito y Molón empezaron a pelear fuertemente entre ellos acusándose de ladrones.

Tapón se sintió muy mal. No le gustó ver a sus hermanos pelearse de esa manera, y encima sabiendo que había sido por su culpa. Mamá rata y papá ratón separaron a los ratoncitos.

- ¿No os da vergüenza? ¡Sois hermanos! - dijeron muy disgustados, y mamá rata se puso a llorar.

Al ver todo lo que estaba sucediendo, Tapón empezó a llorar desconsoladamente en un rincón. Todos estaban en silencio.

- ¡He sido yo! ¡He sido yo! - dijo Tapón tapándose la cara con las patas, muy avergonzado por su comportamiento.

- ¡Perdón, perdón! - dijo mirando a sus hermanos y a sus padres ratones. Entonces, Topito y Molón se miraron uno al otro también avergonzados.

- ¡Perdóname! - dijo Topito a Molón.

- ¡Perdóname! - dijo Molón a Topito.

Arrepentidos por todo lo sucedido, los tres ratoncitos también pidieron perdón a sus padres ratones, y volvió a reinar la paz en la ratonera. Mamá rata aún guardaba una pequeña porción de queso y la repartió. Tapón también recibió su parte, pero no comió y enseguida fue a dársela a sus dos hermanos.

- ¡No! ¡Ese queso es tuyo! - le dijeron Topito y Molón con una sonrisa. Y Tapón se relamió muy agradecido.

Actividades educativas basadas en el cuento infantil

Las actividades educativas sobre el cuento corto

La lectura de los cuentos, además de ser muy entretenido, puede servirnos como herramienta para reforzar algunos aprendizajes y habilidades de los niños. Podemos proponerles actividades educativas como las que te sugerimos a continuación a los pequeños para que reflexionen y aprendan. Debes adaptar los ejercicios a la edad y habilidades de tus hijos, para que no resulten ni demasiado fáciles ni complicados.

- Actividades de comprensión lectora
Estas preguntas de comprensión lectora te ayudarán a evaluar si tu hijo ha prestado atención a la lectura y si ha sabido extraer el mensaje del cuento.

¿Qué comida trajo la mamá ratona que tanto gustaba a toda la familia?

¿Todos los hijos ratones se comieron toda la porción que les tocó?

¿Qué hizo enfadar tanto a Topito y Molón?

¿Por qué debía pedir perdón Tapón a sus hermanos? ¿Y el resto de los hermanos?

- Buscamos en el diccionario
Es posible que este cuento contenga algunas palabras o expresiones sobre las que tu hijo o hija duda. ¿Sabe qué significa 'airado', 'manjar' o 'cargo de conciencia'? Podéis buscarlas en un diccionario o en cualquier otra herramienta que tengáis por casa. A veces, es tan sencillo como preguntar al abuelo o la abuela.

- Ilustrar el cuento
Anima a tu hijo a hacer un dibujo inspirado en la historia que acabáis de leer.

Enseñar a los niños a perdonar y pedir perdón cuando hacen algo mal

Cómo enseñar a los niños a pedir perdón

Enseñar a tus hijos a pedir perdón si hacen algo mal o si hacen daño a alguien puede resultar complicado. Sin embargo, es una enseñanza muy valiosa tanto para su presente como para su futuro. A continuación te damos algunos consejos para educar en este valor a tu hijo o hija.

- Debate sobre el cuento
Este cuento puede servir como mecha para iniciar un debate en casa que ayude a los niños a reflexionar sobre el perdón. Hazles preguntas como: ¿qué es perdonar?, ¿cuándo hay que pedir perdón?, ¿te acuerdas de alguna situación en la que hayas tenido que pedir perdón?, ¿y alguna en la que te hayas arrepentido de no haberlo pedido?

[Leer +: Obra de teatro para enseñar a los niños a pedir perdón]

- Modelar con el ejemplo
Hay padres que creen que al pedir perdón a sus hijos, pierden la autoridad. Pero nada más lejos de la realidad. Nosotros también somos personas y, como tal, podemos equivocarnos; ser consciente de ello nos quita un gran peso de encima. A veces, nuestros errores (de los que, por cierto, podemos aprender mucho) pueden herir o molestar a nuestros hijos. Es en ese momento en el que debemos pedirles perdón. Es clave para que ellos aprendan a través del modelaje a pedir perdón.

- Aceptar los errores
El error es esencial en el proceso de aprendizaje. Cuando nos equivocamos aprendemos. Por ello, y aunque parezca contradictorio, en casa debemos dar la bienvenida al error. Es esencial que enseñamos a nuestros hijos a aceptar sus equivocaciones y aprender de ellas.

- Enseñar a pedir perdón pero también a perdonar
Igual que debemos enseñar a los niños a pedir perdón cuando hacen algo mal, también deben saber perdonar a los demás cuando les hieren a ellos. Además, es importante que lo hagan porque están convencidos de ello y no porque les obligamos.

Puedes leer más artículos similares a Por un trozo de queso. Cuento para enseñar a los niños a pedir perdón, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.