El fabuloso juego del comecocos para saber cómo se sienten nuestros hijos

Comecocos de las emociones para enseñar a los niños a gestionar sus sentimientos

Alba Caraballo Folgado

Los padres conocemos tanto a nuestros hijos que podemos incluso anticiparnos a sus emociones. Sabemos cuándo van a enfadarse, qué cosas le van a poner contento o si hay algo que le de especial vergüenza.

Sin embargo, el mundo de las emociones es inabarcable y es posible que nuestros hijos vivan y sientan cosas que desconocemos, cosas que incluso causan un impacto sobre ellos. 

Para saber realmente cómo se sienten nuestros hijos te propongo el fabuloso juego del comecocos de las emociones. Con él podrás no sólo enseñarles a gestionar y conocer las emociones, sino también podemos saber si algo le está causando algún tipo de angustia. 

Cuáles son las emociones básicas en la infancia 

Comecocos de las emociones para niños

Paul Ekman es conocido mundialmente como el científico de las emociones. Este autor dedicó gran parte de su vida a investigar las reacciones de las personas asociadas a las emociones. Su trabajo se basaba en la relación entre las expresiones faciales y las emociones que expresaban. Ekman definió así 6 emociones básicas: miedo, tristeza, alegría, ira, asco y sorpresa.

Hay, como en todo, distintas corrientes de opinión y otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Glasgow resumen las emociones básicas en 4 y no en 6, puesto que el asco y la ira comparten una misma expresión, así como el miedo y la sorpresa. 

Más allá de científicos y estudios sobre los rasgos y las emociones, nosotros como padres, podemos comprobar de primera mano que nuestros hijos conviven con un torbellino de emociones. Su escasa habilidad para autocontrolarse, sobre todo en edades tempranas, les lleva a pasar de la ira, a la tristeza para sentirse felices cinco minutos después

Pero, ¿cómo ayudarles a poner nombre a esas emociones?, ¿cómo ayudarles a reconocer las emociones y sentimientos que viven? Es más, ¿cómo saber cómo se sienten nuestros hijos sin machacarles a preguntas ni abordarles en momentos en los que no quieren hablar?

Os propongo que juguéis en casa al comecocos de las emociones, una idea procedente del libro "Érase una vez un niño comepalabras" que resulta un recurso increíble para trabajar con las emociones con los niños.

Juego del comecocos de las emociones para saber cómo se sienten nuestros hijos

Este juego nos permite conocer mejor qué sienten los niños, qué cosas les hacen sentirse bien, qué cosas les pueden llevar a sentirse tristes, o con qué cosas se sienten enfadados. Es una estupenda manera de conocer mejor a nuestros hijos (por más que creamos conocerles a fondo) y ayudarles en caso de que algún suceso les provoque angustia, miedo, vergüenza...

Y es que, en este juego del comecocos de las emociones tratamos precisamente con esto, con las emociones básicas. En este caso no trabajaremos con 6 como Ekman ni con 4 como los investigadores de Glasgow, nosotros hemos destacado 8 emociones.

Para comenzar a jugar realizaremos un clásico comecocos en papel, el clásico juego de papiroflexia al que todos hemos jugado en algún momento. Detrás de cada solapa definiremos una emoción, estas son las que yo he considerado, pero puedes utilizar otras. Después solo habréis de mover el comecocos y elegir una de las solapas. El niño habrá de responder a lo que se encuentra detrás de ella: 

- Amor: ¿A quién te apetece dar hoy un abrazo de amor?

- Alegría. ¿Qué es lo más divertido que te ha pasado hoy?

- Asco. ¿Hubo algo que te provocó asco?

- Sorpresa. ¿Alguién o algo te sorprendió?

- Vergüenza. ¿Te sentiste tan incómodo o sentiste vergüenza por algo?

- Ira. ¿Qué te hizo enfadar?

- Miedo. ¿Alguien o algo te hizo asustarte?

- Tristeza. ¿Cuál fue el peor momento del día, ese que te causó pena?

Podéis jugar una vez al día, o de vez en cuando y saber así más sobre los sentimientos de nuestros hijos. Debemos también participar nosotros para crear un clima de confianza en la familia y que nuestros hijos comprendan cómo nos sentimos nosotros en distintas situaciones.

El comecocos de las emociones es un estupendo juego para profundizar en las sensaciones y sentimientos de nuestros hijos.