Así es el desarrollo psicomotor y la evolución en niños de 4 a 6 años

Cambios desde el punto de vista social, cognitivo, del lenguaje y motor en niños de 4, 5 y 6 años de edad

Carla Estrada

El desarrollo psicomotor le permite al niño adquirir habilidades de forma dinámica y continua, reflejando la maduración del sistema nervioso y conectando de esta forma los diferentes progresos en cada etapa de la infancia. Este periodo de los 4 a 6 años es la culminación de la etapa preescolar, que garantiza una continuación y preparación a la etapa escolar y a la vida misma.

Cómo es el desarrollo motor en niños de 4 a 6 años

desarrollo psicomotor de los niños

Se refiere a las habilidades motoras (gruesas o finas) que adquieren los niños de una forma secuencial y continua y que le llevan a lograr grandes objetivos de acuerdo a su edad.

Niños de 4 a 5 años

- Se ejercitan y se desarrollan los músculos largos, sobretodo los de los miembros inferiores realizando movimientos como brincar, correr, bailar u otros juegos.

- Puede ya controlar muchos movimientos corporales: corre muy fácilmente, salta, patea balones, lanza pelotas por encima de un objeto, brinca con rebote en una sola pierna.

- Puede subir y bajar escaleras corriendo, pero de dos en dos, lo hace con torpeza.

- Se mantiene en equilibrio sobre una pierna.

- Da de 8 a 10 saltos en el mismo sitio sin caerse.

- Puede utilizar la mano derecha o izquierda, indistintamente.

- Utiliza el lápiz torpemente.

- Cuando dibuja se centra en un solo detalle y no respeta contornos; al realizar círculos lo hace hacia un solo lado.

- Traza una figura humana muy toscamente.

- Puede tocar la punta de su nariz con los ojos cerrados.

Niños 5 a 6 años

- Puede mantener su postura y salta alternando ambos pies.

- Salta repetidamente sobre ambos pies.

- Ya se define como diestro o zurdo (dominación lateral).

- El manejo del lápiz es aún un poco torpe (se perfecciona entre los 5 a 7 años).

- Baila con más ritmo.

- Se mantiene en la punta de los pies por varios segundos.

- Controla bastante bien las actividades cotidianas: uso de cubiertos, cepillar sus dientes, lavar su cara, vestir y desvestirse.

- Imita y sigue pasos de bailes.

- Puede trepar un árbol y saltar en la punta de los pies.

-. Maneja la tijera con total dominación

- Lateralidad definida.

- Puede anudar los cordones de sus zapatos.

- Puede dibujar la figura humana, nombrando todas sus partes e incluso algunas internas.

- Mantiene el equilibrio en un solo pie por varios minutos y puede caminar por una línea recta, sin salirse de ella.

Evolución del lenguaje en niños de 4 a 6 años

desarrollo del lenguaje

El lenguaje es la manera como nos comunicamos con las personas que nos rodean. Es una expresión verbal y desde el nacimiento los niños buscan la forma de comunicarse, especialmente con sus padres, la cual van perfeccionando al desarrollar el habla a medida que van creciendo. El lenguaje se desarrolla desde que el niño nace y culmina en la pubertad, pero se desarrolla principalmente entre los 4 a 5 años de edad.

A partir de los 4 años, el lenguaje del niño es bastante estructurado, se convierte en un niño preguntón y comienza a jugar con el lenguaje.  Su vocabulario puede constar de 1.500 palabras.

- Utiliza oraciones complejas de mas o menos 4 a 5 palabras.

- Las preguntas que más utiliza son: “¿qué es eso?”, “¿por qué” ?, “¿quién?”.

- Pronuncia de forma adecuada los fonemas: /b/, /ch/, /d/, /f/, /g/, /k/, /ll/, /m/, /n/, /p/, /r/, /s/, /y/.

- Reconoce los colores primarios y los nombra, al igual que el verde.

- Puede entender conceptos de tiempo: “mañana temprano”, “próximo mes”, etc.

- Nombra las figuras geométricas: círculo, cuadrado, triangulo.

- Utiliza palabras en tiempo pasado correctamente.

A los 5 años su vocabulario consta de 2.000 palabras y construye oraciones utilizando de 5 a 6 palabras.

- Puede decir su dirección y reconoce arriba, abajo, atrás, adelante, cerca, lejos...

- Utiliza todos los fonemas adecuadamente, excepto el /rr/ y /z/.

- Sigue la secuencia de un cuento.

- Utiliza palabras en pasado, presente y futuro.

- Utiliza los opuestos: alto/bajo o grande/pequeño

- Distingue derecho e izquierdo en sí mismo.

- Utiliza pronombres al hablar.

- Utiliza al hablar oraciones simples y complejas.

A los 6 años tiene una fonoarticulación correcta.

- Puede contar hasta 30.

- La gramática que emplea en sus oraciones y conversaciones es muy buena.

- Puede nombrar en orden los días de la semana.

- Distingue muy bien la derecha y la izquierda.

- Puede decir su nombre y dirección de forma correcta.

- Menciona su día de cumpleaños.

- Emplea correctamente las palabras: ayer, hoy y mañana.

- Narra cuentos e historias de secuencias largas.

- Utiliza de forma adecuada las preguntas: ¿Dónde?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Qué? Y ¿Por qué?

Desarrollo social en niños de 4, 5 y 6 años

desarrollo social de niños

Es un proceso donde el niño desde bebé es capaz de desarrollar relaciones seguras con las personas de su entorno. El desarrollo social y emocional le permite al niño conseguir amistades, superar frustraciones y debilidades, seguir y cumplir las reglas y lidiar con los cambios.

De 4 a 5 años:

- Puede ser independiente, pero a la vez hay inseguridad.

- Interactúa con otros niños, pero los escucha poco.

- Muchas veces se comporta como un bebé.

- Puede criticar a los demás, pero también se autocrítica.

- Es un excelente imitador sobretodo de los adultos.

- Tiene muchos miedos.

De 5 a 6 años:

- Es un niño independiente, pero puede tener crisis de identidad.

- Es muy social y hablador, pero busca ser reconocido por su grupo.

- Se muestra protector de sus amigos menores que él o ella.

- Busca valer sus derechos dentro de la familia.

- Le gusta ser el líder de los grupos.

- Diferencia los roles masculinos y femeninos dentro de los juegos.

- Va perdiendo el egocentrismo y se desarrolla mas la sociabilización.

Cambios a nivel cognitivo en niños entre los 4 y 6 años

desarrollo cognitivo de los niños entre 4 y 6 años

Es el proceso por el cual un niño va adquiriendo conocimientos e interactuando con el mundo que lo rodea, para desarrollar sus capacidades e inteligencia. Adquiere conocimientos sobre él mismo, sobre otras personas y su entorno. Esto se inicia desde el nacimiento y se va desarrollando durante la infancia hasta llegar a la adolescencia.

De 4 a 5 años

- Consolida sus hábitos de autonomía. Puede dormir solo toda la noche, come con cubiertos, se lava y seca sus manos, se viste y desviste.

- Le encanta agradar a los demás y colaborar en todo, pero también a veces se puede oponer a alguna orden de sus mayores.

- Puede escuchar con atención y realiza labores en casa.

- Se siente temeroso ante ciertas situaciones concretas: oscuridad, truenos, etc.

- Presenta celos ante la llegada de un hermano.

- Puede compartir sus juguetes con amigos.

- Se siente orgulloso de muchas cosas que hace y le fascina exhibirse.

- Imita a sus padres, por ejemplo, si es niña le encanta maquillarse y ponerse prendas de su madre, y si es varón actúa parecido al padre.

- Se interesa por la diferencia genital entre varón y hembra.

- Se puede amarrar las trenzas de su zapato y cepillar solo sus dientes.

De 5 a 6 años

- Mayor desarrollo de su autonomía: come muy bien en la mesa, le gusta hacer compras, se viste y desviste completamente solo...

- Puede mantener conversaciones con amigos o adultos.

- Comparte con sus amigos sus juguetes y es mas colaborador.

- Utiliza sus útiles del colegio de una forma muy adecuada.

- Acepta reglas de juegos.

- Tiende a ser muy protector de sus hermanos o incluso amigos.

Para finalizar, les recuerdo que no es válido comparar a un niño con otro. Cada organismo es único y su ritmo en evolución y desarrollo es propio de cada quien. Pueden aparecer signos de alarma que son un retraso cronológico significativo en la aparición de adquisiciones del desarrollo global o de un área específica, para la edad del niño, según explican en el informe 'Desarrollo psicomotor y signos de alarma', realizado por García Pérez MA, Martínez Granero MA.

También se debe considerar unos signos de alarma la persistencia de patrones que deberían haber desaparecido (ej. reflejos arcaicos), la existencia de signos anómalos a cualquier edad (ej. movimientos oculares anormales, asimetría en la movilidad) o de signos que son anómalos a partir de una edad concreta (por ejemplo, movimientos repetitivos a partir de los 8 meses). Un signo de alarma no presupone la existencia de un problema, pero obliga a un examen y seguimiento.

Puedes leer más artículos similares a Así es el desarrollo psicomotor y la evolución en niños de 4 a 6 años, en la categoría de Etapas de desarrollo en Guiainfantil.com.